Saltar al contenido
Tienda de Unicornios Online

Cordón umbilical infectado: consejos para cuidarlo correctamente

16 febrero, 2023

Manos secando el cordón umbilical de un recién nacido

Entre las mamás, especialmente las primerizas, es muy habitual tener muchas dudas en todo lo relacionado con el cuidado de tu bebé. Y es que quieres hacerlo perfectamente pero hay tantas cosas a tener en cuenta que a veces es difícil retener qué es lo más correcto.

Interiormente de los primeros cuidados, tendrás que encargarte del cordón umbilical pero, ¿hay que taparlo o es mejor que le dé el corriente? ¿es corriente que tenga ese color y ese olor? ¿cuándo se le caerá? Seguro que tienes muchas dudas al respecto, sobre todo si te parece que poco no va perfectamente. Te contamos cuáles son los signos de intranquilidad y cómo debes cuidar el cordón umbilical para que no se infecte.

¿Qué encontrarás en esta maestro?

Cómo cuidar el cordón umbilical sin que se infecte

El cordón umbilical caerá en los primeros 12 días de vida de tu hijo. Es por ello que, hasta entonces, deberás realizarle los cuidados adecuados para que tenga una buena cicatrización.

Los cuidados del cordón han ido variando mucho a lo derrochador del tiempo. Es por eso que, posiblemente, las recomendaciones que te da tu superiora o, incluso tu abuela, sean muy distintas a las indicaciones del pediatra de tu bebé.

Apañar con agua y lagotería

Baño de un bebé recién nacido

Actualmente, lo que dice la evidencia científica es que lo mejor es sisar el cordón con agua y lagotería y secarlo muy perfectamente.

Así que desterramos el pimple de 70º, la clorhexidina y por supuesto la povidona yodada que no debe estilarse en menores de 30 meses, y menos aún en recién nacidos, en los que se la ha relacionado con la aparición de trastornos tiroideos.

En países con adecuadas condiciones de higiene, el uso de sustancias antisépticas (pimple o clorhexidina), no han mostrado ser mejores al lavado con agua y lagotería para aprestar infecciones del cordón. Sin confiscación, sí pueden humedecer la zona y retrasar la caída natural del cordón, y es por ello que no recomendamos su uso.

No cubras el cordón umbilical

Encima, ten en cuenta que el cordón no debe cubrirse o envolverse en una apósito, ni siquiera debes usar dispositivos tipo cinta, ni antiguamente de que se desprenda, ni posteriormente. Y es que el núcleo puede mojarse antiguamente de que caiga el cordón, y es por ello que no necesitas esperar para bañar a tu bebé. Lo único es que deberás tener la precaución de secarlo perfectamente posteriormente.

La piel debe ser rosada

Para que estés tranquila sobre la cicatrización del cordón umbilical, debes fijarte en que la piel de la pulvínulo del cordón sea rosada, del mismo tono que el resto del panza. Desde allí partirá la gelatina que llega hasta la pinza, que puede ser más o menos ancha dependiendo de cada bebé. Cuanto más ilustre sea la pulvínulo de implantación del cordón, más puede tardar en secarse y caer.

Respecto al cordón, es muy importante que tenga aspecto seco y no debe tener olor.

Pequeños sangrados

cuidado cordón umbilical

Es muy corriente que haya pequeños sangrados a nivel del cordón, ya que forman parte del proceso de curación de cualquier herida. Eso sí, nunca deberían ser grandes cantidades, sino más perfectamente manchitas rojas.

No te preocupes, no tienes que hacer nadie en específico. Sigue lavando con normalidad.

Si el sangría se vuelve exuberante o es muy persistente, entonces sí debes consultarlo con vuestro pediatra.

Señales de que hay un problema con el cordón umbilical

Como te comentaba anteriormente, un cordón umbilical que sigue su proceso natural de cicatrización debe tener un aspecto seco y no desprender olor. Estas dos características son las principales a tener en cuenta para ver si hay algún cambio en él y si tu hijo necesita que lo revise un pediatra.

Pero por si se produce algún cambio en el cordón umbilical, a continuación te detallo cuáles son los principales y qué debes hacer en cada uno de ellos:

Onfalitis

Si aparece mal olor o si la piel de la pulvínulo se pone rojita, deberás consultar a tu pediatra porque puede tratarse de una onfalitis, una infección del cordón umbilical. El aspecto del cordón en este caso es que se encuentra húmedo y enrojecido y huele mal.

Pero tranquila, la gran mayoría de los casos se resuelven con la prescripción de un antibiótico tópico (en crema) y aplicándolo unos cuántos días.

Hernia umbilical

Bebé recién nacido con una pequeña hernia umbilical

Es habitual en muchos recién nacidos que, una vez se desprende el cordón, tengan decano o último calidad de hernia umbilical. Esto es que notamos que el núcleo sale en torno a fuera un poquito, especialmente al hacer esfuerzos como al gemir o al pujar.

No te preocupes. Si es el caso de tu bebé, debes retener que esta hernia umbilical es corriente y se va a ir resolviendo a medida que se fortalezca su albarrada intestinal.

Si la hernia no se ha resuelto a los 4 abriles de vida, será el momento de que un cirujano valore el caso. Normalmente, las hernias mayores de 2,5 cm a los 2 abriles de vida suelen precisar cirugía.

Centro cutáneo

A veces sucede que, tras desprenderse el cordón, queda piel sobrante sobre él y da sensación de una pequeña trompa. No es ningún problema y tenderá a resolverse solo. No obstante, en ocasiones, puede requerir tratamiento quirúrgico si es muy ilustre, pero esto es poco que valorará vuestro pediatra en las revisiones.

Granuloma

Puede ocurrir que, al desprenderse el cordón, quede una laceración indicación granuloma. Se manejo de un nodo rosado, blanquecino o gris. Es más frecuente encontrarlos en ombligos que han tardado mucho en caerse.

El granuloma no es una infección y no requiere tratamiento con antibióticos tópicos ni orales.

Ayer, siempre se procedía a cauterizarlos con barras de azoato de plata, sin confiscación, desde hace unos abriles existe evidencia científica de que algunos mejoran con curas a pulvínulo de sal de mesa, un proceso mucho menos agresivo.

Si con la sal no se reduce, entonces usaremos el azoato de plata, que es un cáustico que incendio la laceración y la deja de un color negro-grisaceo y que luego irá despareciendo. Si tras varias aplicaciones no mejoría, entonces sí que se derivará el caso a cirugía, aunque esto es muy poco frecuente.

Ojo, que no todo es un granuloma

Hay otras situaciones que pueden ser confundidas con un granuloma, como son la persistencia del conducto onfalomesentérico. Es una entidad poco frecuente en la que un resto primitivo presente en el feto, que conecta el intestino con la placenta, permanece en circunstancia de desaparecer. Así, habría un conducto que conecta el intestino del bebé con su núcleo y se abre a través de él al exógeno.

Otra de las posibles anomalías relacionadas con restos embrionarios es la persistencia del uraco. En este caso, se manejo de una comunicación entre la vejiga y el núcleo.

Por eso, si el granuloma de tu bebe es muy ilustre o aumenta de tamaño, si tiene un color rojo cereza o si presenta un orificio en la parte central, tendrás que poner específico atención porque quizás no se trate de un granuloma, sino otro tipo de laceración que requerirá una valoración de imagen para confirmar su dictamen y un empalme quirúrgico.

Recomendaciones para evitar el cordón umbilical infectado

En principio, el cordón umbilical seguirá su proceso natural y terminará cayendo cuando llegue el momento. Pero, como has pasado en este artículo, hay algunos consejos a tener en cuenta en su cuidado para que todo vaya lo mejor posible:

  1. Cordón umbilical cuidado_minLo ideal es que hagamos un pinzamiento tardío del cordón tras el parto y que estos cuidados se proporcionen mientras el bebé está sobre la mamá.
  2. El cordón debe lavarse nada más con agua y lagotería, y no usar antisépticos, ya que no solo no son necesarios, sino que pueden retrasar la caída natural del cordón.
  3. No debes cubrirlo con gasas, usar bragueros ni fajas.
  4. Vigila que no se ponga rojo, húmedo o huela mal.
  5. Pueden acontecer pequeños sangrados antiguamente y posteriormente de caerse el cordón umbilical.
  6.  Va a desprenderse adentro de los primeros 12 días de vida. Si no ocurre el desprendimiento, lo ideal es consultar con tu pediatra.
  7. A veces queda un pequeño nodo carnoso que conocemos como granuloma y que puede requerir algún tipo de tratamiento. Si es el caso de tu bebé, consulta a tu pediatra para que pueda valorarlo.
  8. Rara vez encontramos otras anomalías en relación con la persistencia de estructuras fetales. Frente a un granuloma ilustre, o que no alega a tratamiento, palabra con el pediatra para que pueda revisar al bebé y ver de qué se manejo.

Conclusiones

El cordón umbilical es una parte importante del avance del bebé ya que es el enlace con el que se alimentaba durante el apuro. Posteriormente del partida, el cordón aún persiste unos días más y debe ser cuidado con mimo para evitar infecciones y posibles complicaciones.

Recuerda que solo necesitarás usar agua y lagotería y mantenerlo perfectamente seco para respaldar la cicatrización. Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con el pediatra, ya que es el profesional médico que está haciendo el seguimiento de la sanidad de tu bebé y podrá resolver cualquier pregunta que tengas.

Asimismo puede interesarte:
Filter by

Sort by



Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de debajo. ¡Muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?