Saltar al contenido
Tienda de Unicornios Online

Cómo retomar una relación con una persona después del ghosting y volver a confiar

1 marzo, 2024

Imagina estar conociendo a alguien, incluso, haber iniciado un vínculo sentimental, y que de repente, sin dar ninguna explicación, desaparezca. Esto es el ghosting, y si te lo han hecho alguna vez, estarás de acuerdo conmigo en que no es una experiencia nada agradable de vivir que además, supone un golpe para nuestra autoestima.

Y además de que es un acto de irresponsabilidad afectiva innegable, nos sentimos rechazados y nada valorados. Sin embargo, no todo es blanco o negro, y a veces incluso después de esta experiencia, estamos dispuestos a dar otra oportunidad a la persona.

Pero esto, claro, no es tan sencillo. Si estás en esta tesitura, de querer retomar una relación después de haber sufrido ghosting, te voy a dar algunas claves para que este proceso sea más manejable para ti.

Cuando te hacen ghosting, eres tú quien sale ganando

1) Ten claro que estás dispuesto a hacerlo

Lo primero que te diría es que lo tengas claro. Volver a confiar en una persona después de que nos falle no es algo que suceda solo y mágicamente, de la nada: es una decisión personal. Y si la tomamos, estamos asumiendo la responsabilidad de remar a favor de esa decisión.

Sin embargo, para ello debemos tener claro que realmente, queremos volver a confiar. Porque si tenemos dudas, será muy difícil que esto suceda, y volverán a aparecer los fantasmas del pasado que nos recuerden lo que nos hizo esta persona. Así que, lo primero que te diría es que lo pienses bien; no pasa nada si tienes dudas, pero dales su espacio, hazte preguntas, y descubre si tienes claro que estás dispuesto a trabajar o no para volver a confiar.

2) Conecta con tus emociones y tu intuición

Para saber si lo tenemos claro o no, es imprescindible conectar con esa parte íntima, personal e intransferible, más allá de la razón: las emociones. Conecta con cómo te sientes, con cómo te hizo sentir ese acto de ghosting y con lo que quieres ahora. No reprimas nada, tan solo transita esas emociones y valídalas.

Son tu guía ahora, las que te ayudarán a saber si te apetece seguir conociendo a esa persona, o no (y todo es válido, fuera presiones). Dale espacio a la rabia si aparece, tal vez necesitas que aflore y depurarla para darle una oportunidad a esa persona.

Por otro lado, te diría que conectes con tu intuición; la intuición se nutre de experiencias pasadas para saber hacia dónde guiarnos. ¿Qué te dice tu intuición? ¿Merece la pena retomar esta relación?

Estos son los cinco hábitos que cultivan las personas que tienen una alta autoestima

3) Esto es una cosa de dos: el otro también deberá currárselo

Lo tercero que te diría es que, aunque tú tomes la decisión de volver a confiar, debes tener claro que esto es una cosa de dos; la otra parte también deberá trabajar (e incluso, te diría, más que tú), para ganarse de nuevo tu confianza.

Por ello, esta persona debe mostrar implicación y ganas de volver a retomar lo que dejasteis antes de que hiciera ghosting. Aquí somos adultos y, si ofrecemos madurez, debemos esperar lo mismo a cambio. Por lo que, valora si esta persona está dispuesta o no a ganarse de nuevo tu confianza.

4) Hablar y escuchar: las cartas sobre la mesa

Yo os recomiendo que tengáis una conversación clara y tendida sobre lo que sucedió y sobre el punto en el que estáis ahora. No es momento de dejarse nada en el tintero; al contrario, las cartas deben estar sobre la mesa. Expresa tus dudas, inquietudes, miedos, necesidades y expectativas.

¿Qué necesitas del otro para volver a confiar? ¿Cómo viviste tú ese ghosting? ¿Qué le motivó a él o ella a hacerlo? ¿Cómo se sintió al hacerlo? Son cuestiones que es importante que afloren para así, realmente ver en qué punto estáis y qué queréis construir a partir de ahora. También es importante que le dejes claro qué esperas tú de él ahora (y viceversa).

Cinco señales para detectar a un trepa que disimula bien y aparenta ser un compañero de trabajo decente

5) Empatizar para entender y tal vez, confiar

No es fácil empatizar con alguien que nos ha hecho daño, y esto dependerá mucho de cómo fue la situación y de cómo la vivimos; si fue un ghosting después de muchas citas, si fue el primer día, si no nos dijo absolutamente nada o nos dio un mínimo de explicación…

Y no para justificar nada, porque el acto en sí sigue siendo irresponsable. Simplemente, porque dependiendo de cómo fue, seguramente nos dolió más o menos, y podemos descubrir si la otra persona «tenía sus razones» o no (aunque, insisto, eso no lo justifique, pero nos puede ayudar a acercar posturas, a entender mejor al otro…).

El caso es que, el hecho de ponernos en el lugar del otro nos puede ayudar a comprender sus razones, y esto nos acerca a la confianza y a relativizar cuando eso sea posible. Empatizar no significa justificar al otro, y ni siquiera, entenderlo.

Simplemente significa entender que no todos vamos a actuar igual, y que somos seres humanos que se equivocan, aunque eso no quita que duela (ni nos quita el derecho a enfadarnos). Y de igual forma, el otro también deberá ponerse en nuestro lugar y validar nuestras emociones para facilitar ese acercamiento y confianza.

Foto | Portada (Película Ghosting, 2023)