Saltar al contenido
Tienda de Unicornios Online

cómo decírselo y hacerlo realidad

10 marzo, 2024

Las fantasías sexuales alimentan el erotismo y la «llama» en la pareja, y lo cierto es que son muy beneficiosas para el terreno sexoafectivo, ya que permiten conocerse a uno mismo y también, cultivar el vínculo con la pareja.

Pero a veces, o bien nos cuesta conectar con nuestras fantasías, o bien las tenemos pero nos da vergüenza contárselas a nuestra pareja. ¿Cómo hacerlo? Hemos hablado con una experta sobre el tema, Lucía Jiménez, psicóloga y sexóloga en Diversual, y esto es lo que nos ha contado.

Cinco juegos eróticos para parejas normies que no se atreven al swinging pero ya están aburridas del satisfyer, recomendados por una sexóloga

Cómo contarle a tu pareja tu fantasía y hacerla realidad: sigue estos pasos

Está claro que, para hacer realidad una fantasía sexual, el primer paso es compartirla con la pareja. Según Lucía, es normal sentir vergüenza a la hora de comunicar una fantasía sexual a nuestra pareja (aunque no tienes por qué sentirla), sobre todo si no tenemos referencias de otras personas que deseen aquello que vamos a plantear.

Explica que hay muchos prejuicios sobre lo que «significa» que queramos esto o lo otro. Y la verdad es que, lo único que significa, es que eso te erotiza.

Hay muchos prejuicios sobre lo que «significan» nuestras fantasías sexuales. Y la verdad es que, lo único que significan, es que eso te erotiza.

Una vez superes esa barrera, según la experta, y te decidas a compartir tu fantasía con el fin de, tal vez, llevarla a cabo, hay algunas cosas que puedes hacer para que te resulte más sencillo. Ella recomienda lo siguiente:

1) Plantea que eso que vas a decir, te cuesta

De esta manera, la otra persona podrá saber que esto te hace sentir vulnerable, e incluso puedes pedirle que te deje expresarte hasta el final sin interrupciones, para que no te sientas juzgado o juzgada.

Hablar desde la honestidad y reconocer nuestros miedos, en realidad, puede facilitar esta conversación, y además, empezar por un «esto me da vergüenza», o «esto me cuesta», puede reducir la ansiedad asociada a este momento.

Así conseguí unir juegos de mesa y erotismo para reavivar sexualmente mi pareja y mejorar la complicidad

2) Exprésate desde el deseo

Y conectado a esa vergüenza inicial, también hay un deseo. Así, Lucía recomienda expresarnos desde el deseo, empezando con un: «Esto me gusta, esto me hace sentirme así o asá, me excita esta situación…».

Según ella, esta será la mejor manera de transmitir lo que implica para ti poder llevar a cabo la fantasía, y le restará a la otra persona la sensación de exigencia de tener que hacerla. Así, aquí no estamos «pidiendo cumplir la fantasía», tan solo estamos expresando qué estimula nuestro erotismo.

3) Piensa en los beneficios para la relación

Otro tip que te ayudará a expresar tu fantasía según la sexóloga es pensar en la manera en la que crees que realizar esa fantasía con tu pareja podría ser muy positivo no solo para ti, sino también para el vínculo, y hacérselo saber.

De esta forma, estamos expresando nuestros gustos pero también, abrimos la puerta a cómo estos gustos pueden favorecer nuestra relación de pareja, lo que puede alimentar la complicidad, confianza, etc. Además, es una buena forma de empezar a plantear cómo hacer realidad esa fantasía.

4) Valida tu fantasía

La experta también recomienda validar la fantasía. Y recuerda que, independientemente de la reacción de la otra persona, eso es importante para ti, y es válido.

Si resulta que tu pareja comparte o está abierta a explorar contigo la fantasía, genial. Pero en el caso de que no seas así, eso no significa que esa situación que te gustaría recrear o ese juguete sexual que quieres probar, tenga que desparecer de tu imaginario erótico (o que haya algo malo en él). Puedes seguir alimentándolo, ya que la vida sexual va más allá de la pareja.

He puesto en práctica los cinco hábitos diarios que activan las hormonas de la felicidad según National Geographic. Y me ha funcionado

5) Pregúntale por su fantasía, fuera tabús

Finalmente, y para poder seguir reavivando vuestra chispa, te animamos a preguntarle a tu pareja cuál es su fantasía. ¿Qué le gusta, qué le excita…? Esta es una forma de fomentar la confianza mutua y de abrir un espacio en el que hablar de sexo con normalidad.

Hablar de ello con nuestra pareja es sano para la relación, y además, es una estupenda forma de conocer más al otro, en otra esfera más íntima. Mientras nos respetemos mutuamente, todo es válido, así que ¡fuera tabús! Este y los pasos anteriores, y sobre todo, la comunicación, son la antesala perfecta para hacer realidad vuestras fantasías sexuales.

Foto | Portada (Freepik)